Vida con Propósito

Cuando hemos sido afectados o heridos por otros, tendemos a aferrarnos a nuestro dolor y usamos la ira como una forma para castigar a quienes nos han hecho daño. Muchas veces creemos que las malas acciones de los demás no merecen nuestro perdón y decidimos mantener a la otra persona emocionalmente responsable del dolor que han causado en nuestras vidas.

Esta decisión puede ser tomada de forma consiente, pero otras veces es una reacción  inconsciente al dolor que hemos experimentado. Se trata de una barrera que colocamos como mecanismo de defensa que nos recuerda mantener la guardia arriba, y no permitir que esta persona u otra se nos acerque a hacernos daño.

Es natural cuando alguien nos hace daño tomarnos algún tiempo para movernos de ese estado de dolor hacia el perdón, si no damos lugar a este proceso, nuestro bienestar emocional, mental y espiritual puede ser afectado y por ende toda área en nuestra vida.

Permanecer con un dolor  o resentimiento del pasado puede llevarnos  rápidamente a un camino de autodestrucción, causando más dolor en nosotros mismos y ante los demás. Dejar ir el pasado y perdonar es importante porque nos llena de paz, tranquilidad y  tendremos un mejor bienestar para reflejar a las personas que nos rodean.

Perdonar a otros es una elección. Tú eliges dejar ir el pasado y entender que todos somos seres imperfectos. Disponte a ser feliz y vivir la vida con alegría sin importar esa situación o circunstancia que te marco. Cuando aceptamos y reconocemos nuestros propios errores nos damos cuenta que al igual que las personas que nos rodean, nosotros tampoco somos seres perfectos.

Perdonar a otros es algo que hacemos por nosotros mismos, con el fin de que podamos dejar atrás el dolor, vivir la vida con propósito y atraer las bendiciones que nos esperan.

El primer paso hacia el perdón es tomar la decisión de vivir una vida en alegría y bendición, en lugar de dolor y angustia. Tomate unos minutos por la mañana y di “elijo perdonar”, “elijo bendiciones”, “elijo la felicidad”, no solo de palabra.

A través de este proceso, estos viejos sentimientos de dolor y rabia se van a plantear, por eso es importante recordar que elegiste perdonar. Tendrás que repetir este proceso para cada instancia en tú vida que trae dolor o enojo. Pronto te darás cuenta de una carga que se levantó de tú corazón, y notaras que serás una mejor persona.

Aprender a respirar lenta y profundamente. Respirar lenta y profundamente ayuda a liberar la energía negativa que puedas estar experimentando y ayuda con la ansiedad. Deja de ingerir alcohol o cualquier otra sustancia que altera tu mente. Es importante que hagas las cosas que te hacen sentir bien contigo mismo, y no sólo un bienestar temporal si no permanente.

Cuando aprendes a perdonar, puedes avanzar a un nuevo capítulo en tu vida y comenzar a vivir una vida con propósito, atraer cosas mejores para ti en un futuro.

Equipo Creelo.org
“Que cada cristiano Cumpla su propósito en la tierra”

Tags: , ,

Deja un comentario (No comments hasta ahora)

Sé el primero en comentar

Te enviaremos "Sabiduría" 1 vez por semana.

Publicidad

Ultimos Videos

  • Valores en la Familia¿Cuáles son los 2 valores que transforman a una familia para siempre?. Estás pasando por algunos problemas familiares, con tus hijos, con tu esposo, con tu esposa. Ves que ellos no te entienden, no te