Transformando El Miedo En Éxito

Permite a Dios que te ayude a superar el miedo para alcanzar el éxito. Y nunca olvides que Dios no te ha dado Espíritu de temor.

Tú tienes el espíritu de amor, poder y dominio propio 2 Timoteo 1:7. Tu interior puede ser transformado a través de la palabra de Dios.

Lee este artículo y conoce que solo a través de la Palabra de Dios que vas a poder transformar tus miedos y avanzar hacia el éxito. ¡De ninguna otra forma!

Claves para transformar el miedo en éxito:

1. Medita en la Palabra de Dios.

• Planea y ejecuta la lectura diaria en la palabra de Dios, medítala una y otra vez en mente y espíritu. La Palabra está llena de verdades que te harán libre.

• Lee  textos bíblicos que te recuerden la presencia constante de Dios en tu vida y cómo te protege. Escrituras tales como Hebreos 13:5, Salmo 34:4, 2 Timoteo 1:7.

2. Escucha la Palabra de Dios todos los días.

• Busca alguna palabra de aliento que se pueda escuchar todos los días, que eleve y ayude a cambiar tu perspectiva. Existen muchos caminos para ello. TV, Internet, las redes sociales de todo tipo, libros grabados en cinta, CD y más.

3. Ejercicio.

• La actividad física estimula el sistema inmunológico y fortalece la mente y el cuerpo. Cuando haces ejercicio, tu cuerpo libera endorfinas que ayudan a promover una mente y un cuerpo sanos. Haciendo ejercicios puedes dejar de pensar en tus preocupaciones.

4. Establece metas.

• Saca un poco de tiempo durante el día para establecer objetivos y metas específicas a corto plazo. Entre más logros obtengas mayor será la confianza en ti mismo y la confianza en sí mismo es una poderosa herramienta para eliminar el miedo.

5. Habla.

• Los temores se multiplican cuando permites que crezcan dentro de ti. Cuando dejas que el miedo se convierta, en una bola de nieve que cada día se hace más y más grande entonces terminaras enfrentándote a una terrible pesadilla.

El enemigo utiliza el miedo como un truco para mantenerte aislado. Pero hablar sobre el tema te ayudara a aliviar la presión y te dará la oportunidad de obtener una retroalimentación honesta.

6. Deja de preocuparte.

Mateo 6:24-27  Nos invita a dejar a un lado las preocupaciones y depositar nuestra confianza en Dios.

La preocupación es un hábito. Si en un hábito. Es una emoción inútil y no te ayuda a ver más allá de los temores que tienes. He aquí por qué es necesario dejar que se vaya, echarla y nunca más permitirle estar en tu vida.

La preocupación siempre cae en una de dos categorías:

1. Cosas que no puedes controlar.

Si tú no tienes el control sobre el resultado de una situación, ¿De qué vale preocuparte? No se puede cambiar o controlar a otras personas, no se puede controlar lo que va a suceder. ¿Así que de que vale? Preocuparse no hará una diferencia en absoluto sobre la situación. Esto sólo servirá para aumentar tus miedos y te impedirá cuidar de las cosas que si puedes controlar.

2. Cosas que si puedes controlar.

Si tienes control sobre la situación ¿Por qué te preocupas? Es sencillo, simplemente actúa. Si estás haciendo todo lo que puedes, entonces ya no tienes ninguna necesidad de preocuparte.

Tener éxito no es fácil implica un montón de trabajo duro, dedicación y a veces sacrificios. Pero una actitud positiva, un buen plan, y personas positivas a tu alrededor pueden ser de gran ayuda para lograr cualquier cosa que te propongas.

Tú no naciste para ser esclavo de tus miedos, naciste para cumplir un propósito, tienes la mente de cristo y la capacidad para salir triunfante en todo lo que te propongas.

CARLOS ANDRÉS GALLEGO
Creelo.org – Coach Cristiano

Escribe tu comentario de la revelación que tú recibes de parte de Dios hoy a través de este artículo, escribe tu aporte en comentarios.

Deja un comentario (4 Comentarios hasta ahora)

Sé el primero en comentar

Te enviaremos "Sabiduría" 1 vez por semana.

Publicidad

Ultimos Videos

  • Valores en la Familia¿Cuáles son los 2 valores que transforman a una familia para siempre?. Estás pasando por algunos problemas familiares, con tus hijos, con tu esposo, con tu esposa. Ves que ellos no te entienden, no te