Sigue Confiando Aunque No Veas Respuesta

Es difícil seguir orando cuando la petición que estamos haciendo parece no tener esperanza.

No tenemos problemas para dar gracias antes de comer, porque estamos acostumbrados a tres comidas al día y la búsqueda de alimento en el plato en el momento oportuno nos deja indiferentes.

Lee este artículo, es Dios quien determina nuestro futuro y Él es quien tiene bajo control todo lo que está determinado para nosotros por eso debemos siempre vivir confiados

Muchas veces oramos de una forma mecánica y al mismo tiempo levantamos a Dios oraciones apresuradas y bajo el impulso de un apetito voraz sin prestar siquiera atención a lo que estamos diciendo, vagando en nuestros propios pensamientos.

Cuando estamos bajo una pesada carga pensamos; lo que menos tengo son fuerzas para orar. Las circunstancias en nuestra vida parecen tan sombrías que es casi imposible poder levantar una oración, pero eso es precisamente lo que más necesitamos.

Ana estaba en una de esas situaciones desesperadas. Había estado orando durante muchos años para tener un hijo, pero ella era estéril. Su esposo Elcana le daba todo su apoyo y cariño, pero no podía hacer nada para cambiar su situación.

Lo peor de todo, la segunda esposa de Elcana, Penina ya le había dado hijos, situación que incomodaba en gran manera a Ana, esto la hacía sentir tan miserable que no tenía ningún deseo de comer y lloraba amargamente.
Ana tuvo que soportar las burlas de Penina durante mucho tiempo, en especial cuando llegaba el momento de presentar ofrendas en el templo. En estos tiempos agitados, Ana vierte su corazón en oración y con profundo dolor llevo su petición ante Dios.

En una de esas ocasiones, mientras que Ana estaba orando y derramando su corazón delate de Dios, Elí se quedó observándola 1 Samuel 1:12 y pensó que estaba ebria.

Entonces le dijo Elí: ¿Hasta cuándo estarás ebria? Digiere tu vino. Y Ana le respondió diciendo: No, señor mío; yo soy una mujer atribulada de espíritu; no he bebido vino ni sidra, sino que he derramado mi alma delante de Jehová. A lo cual Elí respondió: Ve en paz, y el Dios de Israel te otorgue la petición que le has hecho.

Y ella dijo: Halle tu sierva gracia delante de tus ojos. Y se fue la mujer por su camino, y comió, y no estuvo más triste.

Continúa Orando

Podemos ver que el primer resultado de la oración de Ana es que la tristeza desapareció. Eli le dio una palabra de consuelo, pero no la certeza de que su petición seria concedida. Pero para ella el simple hecho de tener la bendición de Eli como sacerdote le era suficiente. Ahora la carga de su oración había sido trasladada a Dios, y el alivio fue instantáneo.

La familia vuelve a casa y la oración de Ana fue concedida 1 Samuel 1:19-20

El milagro recibido por Ana se escribe para ayudarnos a recordar lo importante que es seguir orando aun cuando parezca que nuestras oraciones no tienen respuesta o no son escuchadas. Ana a través de sus suplicas estaba rechazando la posibilidad de quedarse estéril por toda la vida.

Fue su fe y confianza en el amor de Dios por sus hijos que le dio la fuerza para seguir orando hasta que se le concedió su petición.

Esta es la clase de oración que se espera de nosotros hoy en día. Si tienes una petición y no se te ha cumplido sigue creyendo Dios tiene una respuesta para ti. Si aún no sabes cuál es tu propósito sigue creyendo y pidiéndole a Dios su revelación.

CARLOS ANDRÉS GALLEGO
Creelo.org – Coach Cristiano

Escribe tu comentario de la revelación que tú recibes de parte de Dios hoy a través de este artículo, escribe tu aporte en comentarios.

Deja un comentario (5 Comentarios hasta ahora)

Sé el primero en comentar

Te enviaremos "Sabiduría" 1 vez por semana.

Publicidad

Ultimos Videos

  • Valores en la Familia¿Cuáles son los 2 valores que transforman a una familia para siempre?. Estás pasando por algunos problemas familiares, con tus hijos, con tu esposo, con tu esposa. Ves que ellos no te entienden, no te