Propósito de Dios

Muchas veces, durante lo que Dios nos preste de vida, nos preguntamos: ¿Cuál es el propósito que Dios ha planeado para mí? ¿A qué puedo dedicar mis horas, mi fuerza y mi trabajo que sea satisfactorio y útil al padre al mismo tiempo que sea grato para mí?

Creemos que la respuesta que se nos dará será única y eterna para lo que nos queda de vida, que siempre querremos y anhelaremos lo mismo.

Visto así someramente, ¿tiene sentido pensar así? ¿Estaremos en esta tierra por décadas enteras si el señor así lo quiere y lo tiene en su plan perfecto? En todo ese tiempo puede que los objetivos e ilusiones cambien.

La idea mundana de la satisfacción se plantea como meta, como algo por alcanzar y conquistar. Mas nosotros sabemos que la vida cristiana es un camino de fe en el cual avanzamos y que cada día de este recorrido traerá su propio afán para el hombre durante cada etapa de su vida:

“Mateo 6:34 Así que, no os afanéis por el día de mañana, porque el día de mañana traerá su afán. Basta a cada día su propio mal”.

Quizá podamos pensar que nuestra vida estará plena cuando encontremos a nuestro compañero, y, como hombre soltero, cuando encontremos a nuestra ayuda idónea en nuestra compañera.

Pero, ¿qué pasará cuando ya esté resuelta esa etapa de nuestra vida, cuando nuestro propósito como pareja en el Señor se amplíe a buscar un propósito para nuestra familia, cuando la iglesia sienta el llamado a apoyar una obra misionera? Pasará que Dios proveerá la respuesta a la interrogante que estará siempre ahí durante toda nuestra existencia.

¿Cuál es el  designio que Dios tiene para mí? O quizá la pregunta correcta sea formularla así, en esta etapa de mi vida, en este que soy hoy: ¿qué propósito prosperará el Salvador en mí, en mi vida?

Hay muchos versículos que nos hablan de esto y que nos sirven de guía en cada oración que hagamos al respecto por el resto de nuestra vida, como la promesa del salmo:

“Salmos 138:8 Jehová cumplirá su propósito en mí; tu misericordia, oh Jehová, es para siempre;no desampares la obra de tus manos”.

O el designio de Romanos, donde Dios nos hace saber que bajo su designio es que hemos sido llamados, donde se nos promete que todo, ya sea malo o sea bueno, sea angustia, persecución o desnudez, todo, dice el Señor, nos ayudará a bien.

“Romanos 8:28 Y sabemos que a los que aman a Dios, todas las cosas les ayudan a bien, esto es, a los que conforme a su propósito son llamados”.

Esperemos, y estemos atento a los propósitos que Dios tendrá para nosotros y nuestro gozo en la carrera de la fe, estemos pendientes de cumplirlos y ser gozosos en ellos durante todas las estaciones de nuestra vida, cumplamos el propósito de Dios en nosotros, no sea que como nos exhorta el Eclesiastés, vengan los años malos y digamos no tener en ellos contentamiento.

Equipo Creelo.org
“Que cada cristiano Cumpla su propósito en la tierra”

Deja un comentario (No comments hasta ahora)

Sé el primero en comentar

Te enviaremos "Sabiduría" 1 vez por semana.

Publicidad

Ultimos Videos

  • Valores en la Familia¿Cuáles son los 2 valores que transforman a una familia para siempre?. Estás pasando por algunos problemas familiares, con tus hijos, con tu esposo, con tu esposa. Ves que ellos no te entienden, no te