Prepara Tu Mente Para La Prosperidad

¿Has escuchado el refrán: “La actitud lo es todo”? Este revela una gran verdad: La actitud que asumes ante cualquier situación determina en última instancia el resultado.

Lee este artículo, prepara tu mente para la prosperidad y comienza a renovar tus pensamientos, es tiempo de pensar como un ganador.

3 Juan 1:2 En esta cita vemos el anhelo de Dios para nosotros, él quiere que nos vaya bien, que todo lo que hagamos y emprendamos. Pero al final de esta cita esta una regla, “así como prospera tú alma” si tu alma no prospera no podrás ser un buen administrador de lo que Dios te da.

Para que tu alma prospere debes acercarte a Dios, leer su palabra y estar en comunión con Él.

¿Cómo se puede adquirir la mentalidad de un ganador?

Prueba las siguientes estrategias:

1. Reconoce Que Eres Humano: Eres falible, por ser un ser humano. Por lo tanto en lugar de buscar la perfección, esfuérzate por alcanzar la abundancia que Dios tiene para ti.

2. Identifica Lo Que Quieres: Debes ser específico sobre lo que estás tratando de lograr. Por ejemplo, si estás participando en una maratón, tal vez tu objetivo es ganar la carrera, o llegar hasta el final pero nunca estar en el último lugar.

3. Apunta Alto, Pero No Demasiado Alto: Seguimos con el mismo ejemplo de la maratón, si estás participando en una maratón por primera vez, podrías aspirar a terminar en la mitad dentro de los más superiores del grupo.

4. Niégate Al Fracaso: Establecer expectativas demasiado altas no es estratégicamente el mejor plan. Si no tienes experiencia o conocimientos en algo, en lugar de decir: “Yo voy a ser el número uno”, di “Estoy muy orgulloso de mí mismo para ir tras mis sueños” Mientras que completo esta tarea, soy un ganador”.

5. Acepta El Elogio De Los Demás: ¿Haces caso omiso a las palabras amables de los demás? Si es así, es hora de reconocer y aceptar con humildad la admiración de otros.

Cuando somos personas prosperas la gente toma nota de esto y comenta sobre nuestros logros. No está mal aceptar alabanzas de parte de los demás. Recíbelos con los brazos abiertos y trata cada día de ser mejor.

6. Haz Un Inventario Personal: haz un balance, ¿durante toda tu vida cuando te has sentido prospero?

¿Cuáles son tus principales éxitos?

¿Qué has hecho bien?

¿Qué es que más te hace sentir orgulloso?

7. Recuerda Tus Rasgos Positivos: Dedica parte de tu tiempo para hacer una conexión entre lo que eres y la abundancia que has recibido durante todos tus años vividos.

8. Reconoce Que La Prosperidad Viene En Todos Los Sabores: Aunque el dinero es una buena manera de mostrar el aviso de tu actuación estelar, también se puede ser prospero en otras formas. Pueda que obtengas más beneficios en el trabajo. Tal vez hiciste un gran desempeño en algo y obtuviste un premio etc…

9.Ve El Poder Que Está En Tu Propia Vida: Cuando tomas la decisión de afrontar los desafíos que se presentan en tu vida, te sentirás lleno de fuerza y motivación. Prosperar hace parte de una decisión.

10. Encuentra El Éxito En Tus Acciones Cotidianas: Cuando cualquier situación concluya en tu vida es necesario considerar tus acciones y destacar lo que has hecho bien. Después de cualquier evento difícil saca tiempo para para determinar los aspectos positivos de la experiencia.

Lo que creas sobre ti mismo determinara ante cualquier situación tu éxito o fracaso, Prepara tu mente para pensar como un ganador. Solo cuando logres pensar de manera diferente lograras vivir la vida próspera que tanto has soñado y cumplirás tu propósito en la tierra.

CARLOS ANDRÉS GALLEGO
Creelo.org – Coach Cristiano

Escribe tu comentario de la revelación que tú recibes de parte de Dios hoy a través de este artículo, escribe tu aporte en comentarios.

Deja un comentario (No comments hasta ahora)

Sé el primero en comentar

Te enviaremos "Sabiduría" 1 vez por semana.

Publicidad

Ultimos Videos

  • Valores en la Familia¿Cuáles son los 2 valores que transforman a una familia para siempre?. Estás pasando por algunos problemas familiares, con tus hijos, con tu esposo, con tu esposa. Ves que ellos no te entienden, no te