La Pasión

“La Pasión es la materia prima de tu sueño, de tu propósito”. Hay un elemento intangible dentro de nuestro espíritu que nos energiza y nos da poder. Es como una pila que Dios puso dentro de nosotros cuando nos creó. Una pila divina.

Esa pila, nosotros la llamamos pasión. Es algo que cuando la tocas, te enciendes. Tú sueño y tu propósito, solo funcionan con esa pila. Por eso, tu pasión (la pila) es la materia prima con la que podrás hacer cumplir tu propósito.

Marcos 12:30 “Y amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu mente y con todas tus fuerzas. Vemos que Dios nos invita a servirle con pasión.

El enemigo siempre tratara de apagar la pasión en tu vida, porque él sabe que cuando la pasión se va, la fuerza, voluntad y anhelo desaparecen y te desvían del propósito que Dios tiene diseñado para ti.

La pasión por la vida es la que te impulsa a levantarte, sonreír y hacer todas y cada una de las cosas que haces, pero la pasión por Dios es la que te lleva a querer cumplir el plan por el cual fuiste diseñado y querer hacer siempre su voluntad.

Jesús tuvo pasión por las almas, una pasión que lo llevo a la peor de las muertes, pero que sin escatimar estuvo dispuesto a cumplir, con el fin de hacer la voluntad del que lo envió (Dios)

La pila de la pasión es recargable. Y quién crees que la recarga? el Espíritu Santo. Por esto es importante mantenerte en comunión con Él, para que comiences a recargarla. No importa si te has sentido débil, sin fuerzas, sin ganas de continuar.

Aun estas a tiempo de disponerte a amar a Dios con toda tu fuerza y pasión, estas a tiempo de creer en tu propósito y darle cumplimiento, ¿Qué esperas? Usa tu pila…

CARLOS ANDRÉS GALLEGO
Coach Cristiano – Creelo.org

Deja un comentario (No comments hasta ahora)

Sé el primero en comentar

Te enviaremos "Sabiduría" 1 vez por semana.

Publicidad

Ultimos Videos

  • Valores en la Familia¿Cuáles son los 2 valores que transforman a una familia para siempre?. Estás pasando por algunos problemas familiares, con tus hijos, con tu esposo, con tu esposa. Ves que ellos no te entienden, no te