La Agonía De Jesús En El Getsemaní

La Biblia registra una ocasión única en la que Jesús ora a Dios. Las circunstancias en torno a Jesús en el momento de la oración nunca habían sido tan penumbras.

Lee este artículo, Jesús pudo cumplir su propósito primeramente porque lo conocía y segundo por la firme confianza que tenía en Dios.

Durante su ministerio en la tierra Jesús tenía en mente la cruz, Él sabía que toda la predicación, la curación y milagros no tendrían ningún significado, si su misión no se cumplía. Ofrecerse como sacrificio en la cruz por los pecados de la humanidad.

Jesús tenía como propósito dar al hombre una visión de esperanza, pero para esto debía pagar un gran precio. Debía enfrentar la peor de las muertes para poder lograr su objetivo o sencillamente renunciar por completo a la humanidad.

Vemos que los sentimientos y pensamientos de Jesús se asomaron en las palabras que Él deja escapar entre gotas de sangre y los sollozos de angustia: Lucas 22:42 “Padre, si quieres, pasa de mí esta copa; pero no se haga mi voluntad, sino la tuya”.

Jesús es nuestro ejemplo a seguir, y aquí, frente a la muerte más horrible reservada a cualquier ser humano, se las arregla para llamar la atención sobre la manera en que debemos dirigirnos al Padre. Jesús en ese momento atravesaba por una gran angustia, quizás su instinto lo impulsaba a dejarlo todo.

Jesús tenía el derecho a no morir, Él no estaba obligado a morir, Lo estaba haciendo por amor al Padre y por el deseo de redimirnos.

Jesús estuvo dispuesto a sufrir la humillación y la tortura en la cruz porque Él tenía su vista fija en el resultado de su muerte: La liberación de los que se verían en Él para salvación. Él sabía que después de la brutal paliza, el desprecio de los fariseos y de los habitantes de Jerusalén, la perforación de sus manos y pies, las largas horas de sed, la agonía y asfixia sería capaz de decir “se acabó”.

El Final De Su Agonía

La muerte no era el final para Jesús, había una alegría reservada para Él después de resucitar, una visión tan convincente que fue capaz de mantenerlo durante las horas más oscuras de su vida.

Isaías 53:11 verá el fruto de la aflicción de su alma, y quedará satisfecho, por su conocimiento justificará mi siervo justo a muchos, y llevará las iniquidades de ellos.

La Actitud De Orar A Dios

Esta es la actitud que Jesús está tratando de inculcar en nosotros a través de la obra del Espíritu Santo, y la forma en que debemos orar a Dios. Él quiere que veamos el panorama desde otra perspectiva, de tal forma que nuestras pruebas y dolor en esta tierra se palidecen en comparación con la gloria venidera.

El objetivo es que podemos decir con el apóstol Pablo Romanos 8:18 “Pues tengo por cierto que las aflicciones del tiempo presente no son comparables con la gloria venidera que en nosotros ha de manifestarse”.

Pidamos a Dios por la claridad de nuestra visión y propósito en la tierra.

CARLOS ANDRÉS GALLEGO
Creelo.org – Coach Cristiano

Escribe tu comentario de la revelación que tú recibes de parte de Dios hoy a través de este artículo, escribe tu aporte en comentarios.

Deja un comentario (No comments hasta ahora)

Sé el primero en comentar

Te enviaremos "Sabiduría" 1 vez por semana.

Publicidad

Ultimos Videos

  • Valores en la Familia¿Cuáles son los 2 valores que transforman a una familia para siempre?. Estás pasando por algunos problemas familiares, con tus hijos, con tu esposo, con tu esposa. Ves que ellos no te entienden, no te