Glorifica A Dios Con Tu Vida

Nunca podremos estar seguros de cuánto tiempo va a durar nuestra vida en este planeta, pero si podemos estar seguros de que los que hemos sido aceptados en la familia de Dios tendremos una eternidad para disfrutar.

Lee este artículo, Para todo aquel que tiene fe en Dios, la muerte es la transición entre la vida y la vida eterna.

A nadie le gusta la idea de morir porque no fuimos hechos para morir, sino para vivir de manera indefinida. En nuestro corazón está el deseo de vivir ¿Sabes por qué? Porque Dios lo puso allí.

Eclesiastés 3:11 “Todo lo hizo hermoso en su tiempo; y ha puesto eternidad en el corazón de ellos, sin que alcance el hombre a entender la obra que ha hecho Dios desde el principio hasta el fin”.

No podemos entender el propósito de la creación de Dios, incluyendo nuestra propia existencia, pero sí podemos saber lo que se ha revelado a nosotros por Dios. Una de estas revelaciones clave es que fuimos hechos para su gloria, y muchos creyentes han vivido una vida que revela la gloria de Dios en ellos hasta el día de su muerte.

En la Biblia tenemos hombres y mujeres que vivieron para glorificar el nombre de Dios.

Moisés fue uno de los pocos hombres que conocía anticipadamente el día de su muerte. Dios mismo le dijo que se prepara para su partida. Moisés no tenía miedo a morir, recordemos que él había tenido el privilegio de hablar cara a cara con Dios.

La última oración de Moisés solo fue en beneficio de los millones de israelitas que estaban a punto de conquistar la tierra prometida.

En esta oración, después de enumerar una por una las bendiciones que Dios iba a otorgar a cada tribu y recontando las muchas veces que había salvado a su pueblo, Moisés terminó diciendo esto:

Deuteronomio 33:29 Bienaventurado tú, oh Israel. ¿Quién Como tú, Pueblo salvo por Jehová, escudo de tu socorro, y espada de tu triunfo? Así que tus Enemigos Serán humillados, y tú hollarás sobre sus alturas.

Las últimas palabras de Moisés envuelven una vida totalmente dedicada a guiar al pueblo de Dios y por eso Moisés, aun al borde de la muerte, mantiene sus ojos en el cumplimiento de las promesas de Dios.

Inmediatamente después, Moisés asciende al Monte Nebo, desde donde se puede ver la Tierra Prometida en general. Sin embargo, no se le permite entrar en esta tierra debe morir en ese monte.

Las últimas palabras de Dios a Moisés constituyen un epitafio impresionante que se mantiene hasta nuestros días como testimonio del carácter de este gran hombre de Dios “Y el Señor le dijo: Esta es la tierra de la que hice un juramento a Abraham, Isaac, y Jacob, diciendo: Yo la daré a tu descendencia: Ahora te he permitido verla con tus propios ojos, pero no pasaras allá. Deuteronomio 34:4

Así que la muerte vino a Moisés, el siervo del Señor, allí en la tierra de Moab, como se había dicho.

Moisés dedico su vida a la honra y gloria de Dios. A nosotros también nos fue dada vida para gloria honra y propósito del padre por lo tanto vive para glorificar a Dios.

CARLOS ANDRÉS GALLEGO
Creelo.org – Coach Cristiano

Escribe tu comentario de la revelación que tú recibes de parte de Dios hoy a través de este artículo, escribe tu aporte en comentarios.

Deja un comentario (No comments hasta ahora)

Sé el primero en comentar

Te enviaremos "Sabiduría" 1 vez por semana.

Publicidad

Ultimos Videos

  • Valores en la Familia¿Cuáles son los 2 valores que transforman a una familia para siempre?. Estás pasando por algunos problemas familiares, con tus hijos, con tu esposo, con tu esposa. Ves que ellos no te entienden, no te