El propósito de Dios en mi vida

Todos sabemos que Dios ha puesto un propósito en nuestra vida como cristianos desde el momento en el que nacimos para vida nueva.

Pero alguna vez nos hemos preguntado: ¿ese propósito es el mismo para hombres que para mujeres? ¿El proyecto que mi Padre cumplirá en mí es el mismo que cumplirá en mi esposa, en mis hijos, en mis padres?

La respuesta es sencilla si repasamos las verdades de Dios, y nos diremos, bueno algunas veces sí, como el designio de testificar o adorar a Dios, pero hay cosas que sólo yo como mujer o yo como joven, o como anciano puedo hacer.

Estos propósitos de igual manera son sencillos de detectar en una primera instancia. Una mujer, por ejemplo, puede ser llamada a ser madre (su mismo cuerpo está diseñado para tal deseo) o un padre a ser la guía de su familia.

Pero qué pasa al momento de que un joven escoge su profesión, o una mujer quiere trabajar en la obra; o aún más complejo: ¿qué pasa en el momento en el que tú no sabes qué hacer con tu vida y cómo ser útil al señor en eso? ¿Qué sucede en el momento en el que lo único que sabes es que el Señor te está llamando para algo, pero ignoras para qué? Dios nos ha llamado a la salvación y a tener una vida significativa como hombres y mujeres pertenecientes a su reino, y en ese llamado Él nos da la respuesta a la pregunta tan elemental que existe en todo ser humano:

¿para qué estoy aquí? Como cristianos, Dios promete darnos todas las cosas si las pedimos en su nombre: “Lucas 12:31 Mas buscad el reino de Dios, y todas estas cosas os serán añadidas”. Y esto no sólo en lo material, sino también en lo espiritual, dentro de ti primeramente el Señor proveerá de esta abundancia y conforme vaya avanzando tu vida la podrás ver en tu matrimonio, en tu familia, en tu iglesia.

Ahora bien, podrías pensar, qué fácil, me quedaré de brazos cruzados esperando todo esto que Dios tiene para mí. Más sabemos que la vida que Dios nos dio está llena de ejercicios de fe que el Padre nos provee.

¿Cómo se acopla la vida con propósito en todo esto? Mediante las pruebas y los problemas tanto para hombres como para jóvenes y todos los miembros de la iglesia.

El propósito de Dios, el don que Él germina en ti, es utilizado detrás de los problemas para su gloria y tu bendición: “Salmos 138:8 Jehová cumplirá su propósito en mí; Tu misericordia, oh Jehová, es para siempre; No desampares la obra de tus manos”.

Dentro de la iglesia sabemos que Jehová cumplirá su propósito en nosotros, como dice su palabra: Seamos hombres, mujeres, niños o ancianos  y que su misericordia es para siempre por cuanto Él es el Señor de nuestras vidas, oremos como el salmista, para que Jehová no desampare la obra de sus manos.Y sabemos que no lo hará.

Equipo Creelo.org

“Que cada cristiano Cumpla su propósito en la tierra”

Deja un comentario (No comments hasta ahora)

Sé el primero en comentar

Te enviaremos "Sabiduría" 1 vez por semana.

Publicidad

Ultimos Videos

  • Valores en la Familia¿Cuáles son los 2 valores que transforman a una familia para siempre?. Estás pasando por algunos problemas familiares, con tus hijos, con tu esposo, con tu esposa. Ves que ellos no te entienden, no te