El Pantano Del Miedo

Una historia sobre los peligros de hacer suposiciones basadas en las apariencias.

Danna era una pata que creía conocer perfectamente a Armando el cocodrilo y a George la anguila. Pero su concepto solo era basado por las apariencias. Sin imaginar cuan equivocada estaba.

Armando el cocodrilo nadaba felizmente en el pantano y al mismo tiempo se reía de sí mismo. Pero las personas y las aves que lo veían se sentían intimidadas. “Dios, todas estas criaturas son bastante raras. ¿Por qué se ponen tan nerviosas cuando me ven? Soy el tipo más amable”. Pensó Armando.

Armando levantó la vista justo a tiempo para ver George deslizándose sobre la superficie lisa del agua. Armando le guiñó el ojo izquierdo a George y este lo miro con recelo. Armando siguió su camino a lo largo de la orilla del agua.

Un poco más adelante, se encontraba Danna flotando en el agua, sin tener conocimiento de que Armando y George se encontraban en el mismo lugar.

De repente, Danna se encontró frente al hocico de armando y  dos ojos pequeños y brillantes que sobresalían por encima de la superficie del agua. Danna chilló y remó rápidamente en dirección opuesta y sumergida en un gran pánico.

“Oh, Dios mío, “exclamó Danna. “ Estuve tan cerca de ese cocodrilo que miedo”

A unos 15 metros de distancia se encontraba nadando George, quien se movía sigilosamente por el pantano.

Danna vio a la anguila y pensó: “Mira a esa cosita. No va a hacer nada para hacerme daño. En comparación con los dientes afilados de ese cocodrilo y esa boca tan grande, en cambio esta anguila es inofensiva.

Donna comienza a mover muy rápido sus patas planas remando más lejos de Armando y acercándose más y más a  George.

Por fortuna Danna logro darse cuenta de lo que estaba a punto de sucederle, se encontraba frente a las fauces abiertas de la anguila a punto de lanzarse sobre ella.

Pero, apareció Armando justo a tiempo para salvarla antes de ser devorada por la anguila y la arrojo al aire, para que pudiera volar.

Danna vio al cocodrilo y salió huyendo por su apariencia. No tenía idea de lo amistoso y divertido que él era. Se preocupó mucho más por huir del cocodrilo sin saber lo que le esperaba más adelante.

¿Han habido momentos en tu vida en los que has juzgado a alguien por como lo ves? ¿Alguna vez te has equivocado?

Cuando te das tiempo para conocer a gente nueva, entonces estarás mejor preparado para tomar decisiones de carácter.

Dedícate a mirar mucho más allá de las apariencias, esto te ayudara a evitar caer en la trampa de las falsas suposiciones. Date tiempo para conocer a las personas, antes de asumir cualquier cosa sobre ellos, basado en lo que miras de manera exterior.

Lo supuesto te puede llevar por mal camino. No te apresures a dictar un juicio basado solo en apariencias.

CARLOS ANDRÉS GALLEGO
Creelo.org – Coach Cristiano

Escribe tu comentario de la revelación que tú recibes de parte de Dios hoy a través de este artículo, escribe tu aporte en comentarios.

Deja un comentario (2 Comentarios hasta ahora)


  1. Martha Leticia Reyes

    Me ha sucedido algo parecido, quien creía que era como me lo imagine, resulto ser muy diferente, hay que tener cuidado con las suposiciones. Muy buena enseñanza.

Te enviaremos "Sabiduría" 1 vez por semana.

Publicidad

Ultimos Videos

  • Valores en la Familia¿Cuáles son los 2 valores que transforman a una familia para siempre?. Estás pasando por algunos problemas familiares, con tus hijos, con tu esposo, con tu esposa. Ves que ellos no te entienden, no te