El Llamado De Dios

La relación del hombre y de la mujer con Dios ha devenido, en el transcurso del desarrollo histórico en una respuesta del ser humano creyente, a la voz, a la Palabra y a la voluntad de Dios.

Así lo han experimentado durante siglos los y las creyentes, desde los místicos, y grandes misioneros, a las personas más sencillas.

Para los cristianos este llamado de Dios a cada uno de los hombres y mujeres, parte de la misma experiencia de Jesús, que es Dios hecho Hombre.

Todo el camino de vida de Jesús, refleja, explica, y ejemplifica cuál es el querer de Dios con sus hijos, los seres humanos. A través de Jesucristo Dios invita, llama, convoca a todos a conocerle, y reconocerle como el Camino, la Verdad y la Vida.

La llamada de Dios es personal, por eso los cristianos lo entendemos como una llamada al corazón, a lo más íntimo de nuestro Ser. Porque es allí donde podemos comprender la necesidad que tenemos de Él. Esa llamada de Dios al hombre, se identifica, al mismo tiempo con su vocación:

El término vocación es el llamado de Dios a seguirle, pero es el mismo tiempo el sentido y el propósito de toda su vida. Esa vocación, ese llamado al corazón es respondido desde la libertad, desde el amor y también desde la razón.

Corro hacia la meta, con los ojos puestos en el premio de la vocación celestial, que es llamada de Dios en Cristo Jesús. “Filipenses 3: 14”.

Pero, ¿a que nos llama Dios?, ¿a qué nos invita Jesús? y, ¿cuál debe ser nuestra respuesta? Sería pretencioso decir que las siguientes respuestas a estas preguntas es lo único, o lo más importante, eso no es cierto, pero sin dudas puede iluminarnos.

Dios es Amor, responder a su llamada es encontrar la fuente suprema de Amor, de Bondad, de Verdad y de Belleza. Gracias a que se hizo Hombre, en la persona de Jesucristo, es que Dios nos muestra su amor, y además nos demuestra que el hombre y la mujer pueden, y de hecho alcanzan, experimentan, sienten y comparten ese Amor:

Doy gracias al que me da la fuerza, a Cristo Jesús, nuestro Señor, por la confianza que tuvo al llamarme al ministerio. Porque siendo yo en un comienzo un adversario, un perseguidor y un violento, él me perdonó porque obraba de buena fe cuando me negaba a creer, y la gracia de nuestro Señor me invadió, junto con la fe y el amor que está en Cristo Jesús. “1 Timoteo 1:12-14”.

Para los cristianos también Dios es Padre, y así es como su Hijo Jesucristo le trata, y le habla. Jesús pretende que nosotros, los seres humanos le conozcamos como Padre Nuestro también.

Esa relación filial, es de Amor, no de castigo y regaños, no de maldiciones y rencores. Dios padre nos ama preferentemente, nos perdona siempre, porque un Padre, si es amor lo que tiene por sus hijos, siempre está dispuesto a acogerle y perdonarle.

Equipo Creelo.org
“Que cada cristiano Cumpla su propósito en la tierra”

Deja un comentario (No comments hasta ahora)

Sé el primero en comentar

Te enviaremos "Sabiduría" 1 vez por semana.

Publicidad

Ultimos Videos

  • Valores en la Familia¿Cuáles son los 2 valores que transforman a una familia para siempre?. Estás pasando por algunos problemas familiares, con tus hijos, con tu esposo, con tu esposa. Ves que ellos no te entienden, no te