El llamado de Dios

Al que todo lo pierde, le queda Dios todavía. Arthur Schopenhauer

¿Qué tanta atención ponemos a las palabras (en ambos sentidos: la palabra de Dios y la palabra como signo lingüístico)? Quizá no mucha.

Pensemos en la palabra llamado, en como en la biblia se nos dice que Dios nos llama, que Dios tiene un llamado para cada uno de nosotros, que Dios nos llama a realizar su ministerio.

Según el diccionario de la Real Academia de la Lengua, llamar es «convocar, citar»; también nos da la definición de que llamar es «Dar voces a alguien o hacer ademanes para que venga o para advertirle algo».

Entonces, ¿Dios nos está convocando, nos llama a voces o quizá nos advierta? ¿Qué tanto caso hacemos a este aspecto de Dios, al Dios que no sólo nos ama al punto de entregar a su único hijo por nosotros, sino que también nos convoca, nos llama a voces?

El llamado de Cristo para con nosotros fue para salvación.

Si le recibiste, el hijo de Dios habita en tu corazón y desde ahí cumplirá un propósito específico en tu vida, un propósito para el cual fuiste creado. Si tu caso es opuesto y no has recibido la salvación de Cristo, el Señor puede darte la salvación y un propósito en la vida si es que aún no lo conoces.

Dios te está llamando para que acudas a Él y te arrepientas del pecado, para que encuentres en el Dios de Moisés, en el Dios de pueblos y naciones enteras la salvación y el propósito para tu vida. ¿Le harás caso al llamado de Dios, sea cual sea tu condición, ya sea de hijo, llamado a servir, o de incrédulo llamado a salvación?

“Apocalipsis 3:20 He aquí, yo estoy a la puerta y llamo; si alguno oye mi voz y abre la puerta, entraré a él, y cenaré con él, y él conmigo”.

La palabra de Dios en su llamamiento perfecto te llama a ti, seas joven, seas anciano o seas hombre o mujer. Dios llama a su pueblo, tal cual hizo con el pueblo de Abraham, o mediante el profeta Samuel, Dios te llama para su vocación y su gloria, para tu satisfacción y salvación y para que tú cumplas el propósito que Él ha creado para ti, exclusiva y únicamente para ti.

Preguntémonos si es prudente ignorar el llamado del creador de todo el universo, el creador del mundo, de todo lo que conocemos.

¿No tendrá Él siendo mi creador, más sabiduría de lo que pueda tener para dirigir mi vida, para darle un propósito? Dios tiene el dominio de todo, de las estaciones, de las aguas del mar, Él provee de alimento a los animales y de sustento a las plantas.

Si puede mantener Dios el equilibrio que preserva en este planeta, es una ventaja invaluable para la vida tener a este Dios de nuestro lado. Hagamos caso al llamado de nuestro creador, no ignoremos su llamado, seamos agradecidos ante su voz.

“Colosenses 3:15 Y la paz de Dios gobierne en vuestros corazones, a la que asimismo fuisteis llamados en un solo cuerpo; y sed agradecidos”.

Equipo Creelo.org
“Que cada cristiano Cumpla su propósito en la tierra”

Deja un comentario (No comments hasta ahora)

Sé el primero en comentar

Te enviaremos "Sabiduría" 1 vez por semana.

Publicidad

Ultimos Videos

  • Valores en la Familia¿Cuáles son los 2 valores que transforman a una familia para siempre?. Estás pasando por algunos problemas familiares, con tus hijos, con tu esposo, con tu esposa. Ves que ellos no te entienden, no te