Cómo Enfrentar Conflictos Del Pasado

Los conflictos no son una cosa fácil de tratar, por esto es necesario no permitir que estos se arraiguen a tu vida porque pueden llegar a afectar tu cuerpo, mente y espíritu.

Cuando permites que un conflicto forme parte de tu vida, puede ser difícil avanzar, pero no es imposible siempre y cuando busques un enfoque de resolución.

Lee este artículo, aprende cómo manejar los conflictos y que estos no impidan el avance hacia tu propósito de vida.

Mira El Conflicto Con El Corazón Y La Mente Abierta

Muchas veces un conflicto pasado puede resolverse simplemente observándolo con una perspectiva fresca y tranquila. Cuando aprendas a mirar más allá de un conflicto sin aumentar la presión arterial o perder el sueño, será mucho más probable encontrar una solución amistosa.

Lo primero que debes hacer es mirar el conflicto objetivamente. Organizar cada idea o pensamiento y sobre todo ser respetuoso. Escucha activamente a la otra persona y luego pídele que haga lo mismo contigo. Recuerda que debes centrarte en el problema no en la persona, ya que los ataques personales nunca han resuelto nada.

Si estas teniendo dificultades para comunicarte, una tercera persona puede ayudar a mediar en la discusión para que todas las partes sean escuchadas por igual. Los conflictos generalmente surgen cuando existe una sensación de desigualdad, por eso en estos casos el objetivo es llegar a una resolución que proporcione una ganancia mutua.

Acepta Lo Que No Puedes Cambiar

Todos escuchamos que debemos aceptar las cosas que no podemos cambiar, pero esto es más fácil decirlo que hacerlo. Cuando se trata de conflictos pasados siempre debemos buscar resolverlos primero. Si no podemos, entonces si es hora de aceptar las cosas que no podemos cambiar.

• Renuncia Al control. Cuando desistes de querer controlar lo que es incontrolable entonces el estrés de lidiar con el conflicto desaparece. Sentirás como una montaña ha sido levantada de tus hombros, comenzaras a ver la vida desde otra perspectiva, y al mismo tiempo al conflicto y a la persona o personas involucradas con él.

• Comparte Lo Que Sientes. Cuando te sientas herido o enojado trata de compartir tu sentimiento con un amigo de confianza o con alguien de la familia. Es más fácil mover los conflictos pasados cuando hay cajas de resonancia a tu disposición.

No necesariamente tienes que hablar con alguien que haya estado involucrado en el conflicto, sólo comparte tus sentimientos abierta y honestamente. Al sacarlo de tu mente y de tu pecho, serás capaz de encontrar la paz dentro de tu corazón.

• Busca Lo Positivo. En toda situación por muy difícil que parezca siempre existirá algo positivo, e incluso en el más amargo de los conflictos. Por ejemplo, te has podido dar cuenta de la importancia de la comunicación, las relaciones interpersonales o el perdón.

Cuando logras encontrar algo positivo dentro de una situación pasada, entonces te has dado cuenta que hacer frente a los conflictos es mucho más fácil de lo que pensabas.

• Centrarse En El Perdón. Cuando te enfocas en el perdón, el dolor asociado con el conflicto desaparece repentinamente. Después de todo, todos cometemos errores de vez en cuando.
Cuando te das cuenta de que vivimos en un mundo imperfecto te será más fácil dejar de lado los sentimientos de dolor y rabia asociados al conflicto.

Mateo 5: 1-12 Este texto nos invita a asumir una actitud de paz y tolerancia en vez de usar la violencia y el enojo. Lo realmente importante no es el conflicto sino la manera como reaccionas y lo enfrentas.

Recuerda siempre no permitas que nada te impida cumplir tu propósito en la tierra…

CARLOS ANDRÉS GALLEGO
Creelo.org – Coach Cristiano

Escribe tu comentario de la revelación que tú recibes de parte de Dios hoy a través de este artículo, escribe tu aporte en comentarios.

Deja un comentario (1 Comentario hasta ahora)

Sé el primero en comentar

Te enviaremos "Sabiduría" 1 vez por semana.

Publicidad

Ultimos Videos

  • Valores en la Familia¿Cuáles son los 2 valores que transforman a una familia para siempre?. Estás pasando por algunos problemas familiares, con tus hijos, con tu esposo, con tu esposa. Ves que ellos no te entienden, no te