Agradece A Dios Por Todo

Es difícil atravesar por momentos difíciles y tener una actitud de agradecimiento, pero Dios no lo ha dado todo y nos invita a agradecerle, Efesios 5:20 “Dando siempre gracias por todo al Dios y Padre, en el nombre de nuestro Señor Jesucristo”.

Lee este artículo, el consejo que nos ofrece la Biblia es darle gracias a Dios en todo momento y bajo cualquier circunstancia.

Si estas atravesando por un momento de prueba dale gracias a Dios, por los momentos de felicidad dale gracias a Dios, por tus triunfos, por tus derrotas etc… Por todo y absolutamente todo agradece a Dios.

Debemos orar no importa lo que nos pasa o lo terrible de las circunstancias y debemos orar con un corazón lleno de alabanza y acción de gracias.

Esto puede ser una tarea de enormes proporciones cuando estamos de luto por la muerte de un ser querido, o cuando nos ha tocado recoger las pocas pertenencias ilesas fuera de nuestra casa quemada, pero la orden es dar gracias en todo.

Es posible que no entendamos cuando estamos pasando por tiempos difíciles ¿Cuál es el propósito de esa prueba o cómo algo bueno puede salir de una situación así?, pero Dios es positivo asegurándonos que nada escapa de su control y que “todas las cosas están trabajando juntas para bien de los que tienen amor por Él, y se han caracterizado con su propósito”.

Esta es una lección difícil de aprender y muchos cristianos tienen dificultades para conciliar el amor de Dios por ellos debido a las dificultades que tienen que enfrentar en la vida.

Quizás hoy te estés preguntando, si el amor de Dios es aún mayor que el de un padre por su hijo, ¿cómo es que Dios permite que sus hijos pasen por tal situación si cualquier padre amoroso haría todo en su poder para proteger a sus hijos de cualquier cosa? ¿Considera Dios algún placer en nuestro sufrimiento? La respuesta a ambas preguntas es evidente si nos fijamos en la vida y ministerio de Jesús.

Jesús siempre tuvo el respaldo de Dios, fue guardado y guiado por Él, pero en el Getsemaní no fue así, en este lugar fue dejado indefenso e impotente frente a una multitud armada con palos y espadas.

Finalmente, fue condenado a muerte y crucificado ¿Acaso Dios no amaba su hijo? ¿Había olvidado que Jesús era su Hijo unigénito? ¡Por supuesto que no! Jesús tuvo que ser abandonado para que pudiéramos ser adoptados. Él fue maldecido para que hoy podamos ser bendecidos. Él sufrió la muerte para darnos vida. Había un propósito detrás de todo esto.

Los planes de Dios para nosotros se hacen con un propósito más elevado de lo que podamos tener en mente, el anhela que podamos llegar a ser como su hijo Jesús.

Para esto puede ser necesario que tengamos que sufrir por un tiempo, mientras estemos aquí en la tierra, pero, al igual que Jesús, la recompensa de la obediencia supera infinitamente cualquier cantidad de sufrimiento.
Por eso debemos con plena confianza darle gracias a Dios por todo.

CARLOS ANDRÉS GALLEGO
Creelo.org – Coach Cristiano

Escribe tu comentario de la revelación que tú recibes de parte de Dios hoy a través de este artículo, escribe tu aporte en comentarios.

Deja un comentario (No comments hasta ahora)

Sé el primero en comentar

Te enviaremos "Sabiduría" 1 vez por semana.

Publicidad

Ultimos Videos

  • Valores en la Familia¿Cuáles son los 2 valores que transforman a una familia para siempre?. Estás pasando por algunos problemas familiares, con tus hijos, con tu esposo, con tu esposa. Ves que ellos no te entienden, no te